domingo, 15 de mayo de 2016

Tu fantasía. La secretaria

Y se desata mi imaginación... 

Me veo de secretaria, traje de chaqueta, minifalda,  blusa blanca desabotonada, tacones y gafas... 
Secretaria sexy de peli porno...
Tú ejecutivo macizo, de voz profunda y acento insinuante, con camisa y pantalón vaquero...

Con una taza de café y preguntándote si quieres leche o ya vas servido, entro en escena...

Hoy desperté sexy... 
Entre ángel y demonio... 
Y si no existe la palabra me la invento y va directa a mi diccionario... 
Lo llamaré por mi nombre que lo define a la perfección...

Sigo imaginando...

Después de llevarte el café y provocarte con una frase y un guiño, te pregunto si quieres saber lo que viene en tu agenda hoy. 
Nervioso y excitado contestas que si.
Enciendo la tablet y paso a detallar los compromisos del día.
Reunión a las 10 
Videoconferencia a las 11...

Me dices: "Cancela todo hasta la tarde que tengo algo más importante que hacer ahora"

Echas tu sillón hacia atrás, te levantas y en dos pasos llegas hasta mi.
Acercas tus labios a mi oreja y susurrando me dices "En este momento sólo puedo pensar en desnudarte"

No hay nada más provocador que un susurro al oído, notar el cálido aliento en el cuello y cosquillas en la nuca que bajan a lo largo de la espalda, recorriendo después el cuerpo entero, alterando todos los sentidos hasta llegar a excitar con tan sólo un roce.

Así que, cuando tu pecho roza mi hombro al acercarte, estallo de deseo y mis labios buscan ansiosos los tuyos...

Te beso, te lamo, te muerdo...
Nos acercamos tanto que nos sentimos. Yo tu excitación, tú el movimiento de mis caderas buscándola...

Me atraes más fuerte hacia ti siguiendo el movimiento... 
Se acelera mi respiración y sin dejar de besarte empiezo a gemir...
Cada sonido que emito provoca más intensidad en los besos y roces más profundos...

Nos sobran las ganas y la ropa...
Así que mis dedos se mueven rápido desabrochando los botones de tu camisa... 
A su vez tú te deshaces de la mía, pero rompiendola bruscamente... 
Eso me hace desearte aún más...

Beso tu torso desnudo mientras acaricio tu espalda. 
Mis labios y mi lengua recorren tu pecho mientras bajo la cremallera y el pantalón buscando ansiosa tu miembro...

Lo beso, lo acaricio, lo lamo, lo introduzco suavemente en mi boca mientras te miro a los ojos.
Te mueves penetrando más en mi boca mientras me sujetas la cabeza... 
Alterno movimientos más rápidos y más lentos. 
La saco la lamo y la vuelvo a introducir... Cuando tu excitación llega a casi su máxima expresión me separas bruscamente, me levantas, me das la vuelta apoyando mi cabeza contra la mesa y me penetras, fuerte, hasta el final, mientras yo me acaricio el clítoris... 
Los gemidos de ambos se convierten en una tortura para el resto de los sentidos...

De repente sales de dentro de mi, me tumbas boca arriba en la mesa, mi culo en el borde de la misma, me levantas las piernas y me penetras de nuevo, de forma más suave, introduciendo tan sólo la punta...

Me bajas las piernas y te rodeo con ellas empujándote hacia mi hasta que me siento llena...
Entras y sales completamente, vuelves a hacerlo una y otra vez, entras sales, cada vez más rápido y más profundo... 
Alcanzo el que será el primero de mis orgasmos...

Me abrazas muy fuerte notando mis contracciones mientras arqueo la espalda...
Nos escurrimos hasta el suelo y me pones de lado, mi espalda contra tu pecho...
Flexiono ligeramente una pierna y comenzamos de nuevo... 
Con ritmo, sin pausas... 
Todavía notas mis contracciones y eso te está volviendo loco...

Me tumbo boca arriba, cojo tu pene y me penetro y seguidamente junto las piernas... Seguimos...
Te tumbo y monto encima, de espaldas a ti... 
Ahora marco yo el ritmo, restregándome... 
Despacio, gimiendo, suspirando, mordiéndome los labios de placer...

Cuando estoy a punto de tener el segundo orgasmo me levantas y me pides que monte sobre tu boca... Y suavemente haces que llegue al climax una vez más...
Y llega mi turno, lo estoy deseando... Quiero llenar mi boca con tu semen y me pongo a ello ... 
Chupo, succiono, lamo, la trago hasta en final... 
Aumento el ritmo ayudando con mi mano, hasta que te corres y chorrea por la comisura de mi boca...

Sudorosos nos vestimos mirándonos a los ojos, deseando estar de nuevo juntos para inventar y hacer realidad cualquier otra fantasía... 

Fin.



No hay comentarios:

Publicar un comentario