martes, 14 de junio de 2016

Entre mis piernas

Estaba besando mis pechos, mordiéndome los pezones, lamiendo mi estomago, hasta que acabó arrodillado a los pies del sofá...
En ese momento me pidió que me levantase y se tumbó en el; no alcanzaba a comprender muy bien su gesto y me reí... Me aconsejó que colocase las rodillas a cada lado de su cara y me sentase a horcajadas sobre el… Obediente y muy excitada lo hice...
Empezó a mordisquear el interior de mis muslos mientras sus manos acariciaban mi culo... Yo me movía adelante y atrás, ansiosa... Sacó su lengua, alargándola lo máximo posible y me recorrió entera haciéndome estremecer... 
Repitió ese movimiento una docena de veces más, mientras yo gemía de placer... Mi clítoris palpitaba y se dedicó a darle suaves golpecitos y a rodearlo con la lengua… Estaba enloqueciendo...
Continuó alternando, haciendo que mis gemidos fueran más intensos, penetrándome con la punta de la lengua y succionando mis labios... Ya estaba al borde de la locura, no sabía ni como colocarme, pasaba de acariciarme las tetas a tumbarme completamente hacia delante, hacia atrás...
Cuando puso suavemente mi clítoris entre sus dientes mis gritos se convirtieron en escandalosos...
El orgasmo se hacia de rogar, yo no quería que acabase nunca... Pero él si quería, así que empezó a mover frenéticamente la lengua arriba y abajo, derecha e izquierda, nuevamente arriba y abajo, todo lo rápido que podía… La enorme cantidad de flujo que salía de mi le empapaba la barbilla...


Mi orgasmo creció intensamente, comencé  a mover las caderas sobre su lengua, buscando los últimos latigazos de placer... Gritaba!!!!...
Fue aminorando el ritmo, mientras iba derritiendome poco a poco de cintura para abajo...
Cuando paró yo sudaday temblaba pensando en el momento de tenerlo de nuevo entre mis piernas...



No hay comentarios:

Publicar un comentario