martes, 14 de junio de 2016

Lo tengo en mis manos

Como si fuera una pequeña amiga la rozo con la mejilla, aspiro su aroma, paso la nariz por la punta del capullo, dibujando curvas y jugueteando... Rápidamente reacciona y va bombeando sangre, poniéndose dura, muy muy dura...

El desea sentir mi boca, y suplica que se la chupe, que lo haga sin medida... Quiere sentir mi calor, la jugosidad de mis labios, y sin más, saco la lengua lamiendo y rozando apenas, lo chupo como si de un helado se tratara, lamiéndolo desde la punta hasta abajo y vuelta a subir... La introduzco entera y la como con pasión porque me apasiona hacerlo...

Agarro con fuerza el nacimiento de su polla, y mi boca se convierte en un animal, succionando, absorbiendo las gotas de placer que segrega, porque él está tan mojado como yo...  Siento como se excita hasta el punto de notar que está a punto de irse, así que paro un poco...

La lamo despacio mirándole directamente a los ojos y cuando comienza a relajarse, vuelvo al ataque con ganas, con más fuerza, con pasión, muevo la mano apretando su polla, mientras entra en mi boca hasta la garganta, siento como me ahoga pero disfruto de cada chupada, de sus venas inflamadas, del calor, y sobre todo de la suavidad de su piel ardiente, es indescriptible, genial y maravilloso...

Él me dice:  Para…espera…no puedo…

Entonces… sigo… sigo más y más, disfrutando de su excitación,  de sentir como explota y entre contracción y contracción eyacula en mi boca... Qué bien sabe!!!...

Vuelvo a ser delicada, y lo  lamo despacio demostrándole que me apasiona sentir el poder de su placer, ser dueña de su pasión, su éxtasis, su excitación... Porque ahora lo tengo en mis manos... En mi boca...



No hay comentarios:

Publicar un comentario